miércoles, 7 de noviembre de 2007

Mostro

I

... Tono del teléfono...

- Padre...
- ¡Hiiiijo!
- La bendición papi.
- Dios te bendiga, hijo. ¡Veerga! Ya vos no me llamáis, vos nomás queréis a tu madre.
- Vos si exageráis. Mirá, ¿cómo te sentís de tus males? Me dijo mi mamá que te quedaste dormido manejando. ¿Cómo fue eso?
- Bueeeeej!!! Vos sabéis que yo siempre me paro tempranito, antes de las siete, y doy una vuelta a ver si hago unas carreritas. Ayer salí y cuando me paré en un semáforo me quedé dormido y ni cuenta me di, me despertaron los carros de atrás tocando corneta. ¿Habéis visto esa verga?¡Nojoda! Hijo, esta medicina del coño me tiene mal, ya no aguanto más.




y II




Alto, fuerte, cabellos plateados y frente amplia; manos grande y ordinarias, ásperas por el trabajo manual que en el transcurso de su vida ejecutó construyendo sus hogares; voz grave siempre en altos decibeles, de grito fácil; inteligente, definitivamente astuto… de sentido del humor inagotable, a veces sarcástico, a veces odioso, pero sentido del humor al final. Un sentido de la gracia que sólo se vio opacado en los últimos días de la guerra, cuando sus enemigos –muchos de ellos vencidos en el pasado- se reunieron en contubernio para ganarle lo que por separado no podían, y aún unidos no lo lograron.

Luchó solo: sin hoplitas, sin dory, xifos ni kopis; sólo una armadura construida con una aleación conformada por una mezcla de ganas de seguir viviendo, con nietos mingones e hijos con amor indubitable y, tal vez, de miedo a las sombras del Hades, ese destino de todos que desde siempre lo intrigó.

El primero que intentó doblegarlo, y casi lo logra, fue Neisseria meningitidis: un demonio que lo atacó atravesando con una flecha el casco de su armadura produciendo una herida progresiva que le invadió el cerebro y le recorrió la espalda por la espina dorsal. El veneno en la saeta lo hizo caer en el delirio de no coordinar sus ideas y perder el dominio del intelecto. Tras varios días de una riña sin cuartel, los facultativos decidieron dar su veredicto: “No hay recuperación”, dijeron. No podían estar más equivocados, y de eso se enteraron el día que, desde la Unidad de Cuidados Intensivos, él se levantó pidiendo algo de beber y exigiendo volver a casa. El Mostro rugió, volvió de los brazos de la muerte, primera batalla salvada.

Iracundos por el fracaso, los enemigos de Mostro asignaron la tarea de vencerlo a una especie demoníaca aparentemente infalible: Plasmacitoma maligno. Le ordenaron que le minara el esqueleto y eso hizo. Se metió en su sistema clavando su alfanje a traición por la espalda, dejando varios tumores en la médula ósea infectándolo. “Mieloma múltiple”, dijeron los de blanco, para luego invadirle el cuerpo con sustancias abrasivas que lo llevaron al borde más extremo del dolor y la agonía. Nunca dieron una esperanza firme de recuperación, pero Mostro resistió y un día cualquiera volvió a sorprender con un diagnóstico inesperado: las células excesivamente multiplicadas por aquel ser del averno en su afán por derrotar la fuerza del guerrero, habían vuelto a la normalidad. Segundo encuentro cara a cara con el óbito, segunda victoria, segundo renacimiento.

“Es de corazón fuerte”, descubrieron los siervos de Lucifer quienes decidieron enviar ante la presencia del Mostro a Aneurisma aórtico torácico, un vengativo y oscuro ser que intentó fundirle la mayor arteria del cuerpo con un solo golpe de su alabarda infectada de ponzoña. Tras un ataque desde el cielo, Mostro volvió a la UCI, los galenos, como si no supieran imprimir esperanzas, lo volvieron a desahuciar y se volvieron a equivocar, siempre lo hacen. Más sensible y debilitado sí, pero vivo y con la convicción de que aún no era su hora, él regresó. “¿Cuántas vidas me quedan?”, preguntó… “Pocas”, respondió preocupada Bichi, su ángel guardián. “Eso es suficiente”, sentenció él.

Los años siguieron pasando, las aguas corrieron bajo los puentes, las hojas del calendario se fueron desprendiendo y él seguía en esta vida a pesar del deseo de los demonios de arrastrarlo a la oscuridad. Cuando creyeron que Mostro estaba desprevenido, mandaron una nueva atacante: Úlcera gástrica. Ninguno de los anteriores fue tan sanguinario, tan maligno… Ninguno lo llevó tan cerca del borde de la muerte como ella, ninguno lo hizo sufrir tanto. Se le alojó en el centro del cuerpo y desde allí comandó la estrategia. La bestia hematófaga comenzó a secarle la sangre, la cual se le iba en incontables emesis y evacuaciones. Nunca antes Mostro se había visto tan cercano al final, pero no se entregó a pesar de la reiterativa y nuevamente equivocada sentencia médica de una muerte segura. Aunque nadie lo esperaba, volvió a ganar, volvió a renacer.

Y así era él: porfiado. Las cosas se hacían a su medida, a su discreción, al punto de que en 2007, la madrugada del 98º día del año del Calendario Gregoriano, mientras en Nazareno resucitaba, Mostro se despidió de esta dimensión poco después de tomar un baño, afeitarse y recostarse en su lecho para cerrar los ojos y no abrirlos jamás. Hizo el viaje (ese que no tiene retorno) sin cables ni mangueras, sin cardiógrafo ni vías, sin olor a trementina ni concierto de batas pesimistas. Sólo se durmió, partió al descanso merecido, ganó.





A la memoria de mi padre
Luis Ernesto Urribarrí Ludovic (25/8/1940 – 8/4/2007)

21 comentarios:

Abog. Luis Urribarri dijo...

Estoy muy triste, sintiendome muy mal y sin palabras.

Iliana Contreras dijo...

Tienes razón Juan, Mostro era un guerrero y ganó como quizo, con honores, por todo lo alto.
Luego regreso, también estoy muy triste...Manikita.

Abog. Luis Urribarri dijo...

Cada vez que lo leo me pongo peor, no esta en mi y no puedo parar de llorar porque el dolor es muy fuerte.

Enano dijo...

Licenciado, gracias por reglarme conocer a Mostro. Es que él era mandón. Se quiso ir como a él le dio la gana. Es un triunfador. En pocas palabras, me confirmaste que los milagros existen y que la vida también. Abrazos

Widelmar dijo...

Mis palabras me las robó el nudo de saliva que tengo en la garganta, el sentimiento que me produce este post no me permite escribir todo lo que quisiera expresarte, también me recuerda la muerte de mi abuelo que fue algunos días después del fallecimiento de tu padre.
Conozco tu dolor, te he sorprendido varias veces llorando, debe ser el mismo que siente tu hermano.
Ya no puedo escribir más, las manos me tiemblan.

Loreanna dijo...

Diios q fuerte .. =(
en el momento q lei
el post sentii inmediatamente
q laa Tristeza se apodero
mi =( no pude evitar llorar
Pss eso como q ya no sta
en mii y se me vinieron
enseguida los recuerdos
ps sii solo qdan los recuerdos..
Diios siento un nudoo en la
gargantaa pero hay q ser
Fuertes .. aquí te dejo mi
Post me voy nu tengo palabras!cuidate Te Quiero Mucho!
=) Besoos!

gilbeanna dijo...

hoola
bueno a mi tambien me hace mucha falta mi abuelo MOSTRO lo
estraño muchisiimo =( bueno no tengo mas palabras
ciidate te quiero mucho un gran

besote ..

atte:Gilbeana

Ruth Verónica dijo...

Qué te puedo decir... Qué te puedo decir Juana... si ya todo está dicho!
Sigue creciendo, que en las alturas nos veremos las caras y compartiremos las letras.
Éxitos, desde mi lado del puente y nuestro hemisferio de este pobre y puto país!
La Vero


UN BESO Y UN ABRAZO,
--
Ruth Verónica

NeoGabox dijo...

Un post bastante emotivo, que bueno saber que tu mostro no se dejó vencer por todos esos "demonios", sino que se fue tranquilo, en paz y con honor...
Saludos Monocromáticos...

Erwin García dijo...

Diosssssssss qué BÁRBARO. sentí que me arrancaste parte del corazón. El amor de un padre o una madre son lo más grande de esta vida, después de Dios. Uno de los post más grandes que he leído. Un abrazo mi hermano del alma llanera.

EL MÁS dijo...

Lo siento mucho Juan, no había tenido tiempo de revisar los blogs y que malo que entro al tuyo y veo esta noticia aunque llena de dolor refleja tanto amor... Saludos y un abrazo consolador... El trago no estuvo muy bueno pero estoy seguro que vendrán mejores.

Carlitos dijo...

Yo no sé si este será el medio más apropiado para decirte estas cosas, pero creo que va siendo hora de decirlas: Te admiro y respeto, como persona y profesional.
A Mostro siempre lo recordaré, no fue precisamente el presidente de mi club de fans, pero nos dio muchas ocasiones de acercarnos. No todos pueden superar las cosas que ustedes y terminar siendo los amigos que fueron. Yo no pude y ya no tengo fuerzas para intentarlo con mi demonio particular.
Lástima que no te gusten los hombres, me habría encantado intentar enamorarte.

Anónimo dijo...

hay hermanito no habia leido esto.a lo q comence a leer senti un nudo en la garganta,pero al seguir leyendo no me aguante mas y de hecho todavia lloro,si supieras q lo extraño mucho a pesar de todo.y me arrepiento no haber estado en la casa el dia q se fue y no decirle ni un adios,a veces el destino es duro con uno y pensar q yo queria q me viera graduar para q supiera q yo tambien puedo.como me has echo llorar.te amo...tu hermana Lorely

omaira dijo...

hay hijo del alma que mal me siento,aunque siempre hice todo lo que pude por el, tengo un sentimiento de culpa que me hace sentir muy mal hijo,porq pienso que esa noche pude haber hecho mas por el, pero como ya era costumbre en el las falsas alarmas esa noche la tome como otra de tantas.y despues que se fue ame zulia me fui a dormir.y nadie sabe hasta ahora que te lo comento la impresion y el dolor al encontrarlo muerto todavia no me repongo,hijo porq a pesar de todo yo lo quize mucho y se que el tambien me queria ,los amo hijos .mostro si te falle perdoname

Abog. Luis Urribarri dijo...

Estoy armado de valor para responder a tu blog, no quería hacerlo porque el dolor se apoderaba de mi y la salida mas fácil era cerrarlo y tratar de calmar mi dolor con cualquier cosa que me distrajera pero ya veo que las Niñas, Mami y Lorely te hicieron sus comentarios y no puedo permitir que ellas sean mas fuerte que yo.

No lo puedo aceptar porque yo ahora soy el hombre de la casa y estoy muy seguro que mi padre me fue formando para asumir su papel porque el sabia que en cualquier momento iba a dejar este mundo por culpa de sus malditas enfermedades y medicamentos.

Me he tenido que tragar mis nudos en la garganta para no llorar, me he prohibido recordar para no tener desordenes mentales y sentimentales, me he tenido que aguantar las ganas de gritar para no perturbar a nadie con mi dolor y esto porque después de cada desahogo vienen las preguntas irracionales de las cuales ningún ser humano tenemos respuestas y no quiero caer en locura.

Solo Cristo le da paz a mi corazón porque ese vació tan enorme y amargo que siento nadie lo puede cubrir, solo la santidad de Dios es la única que me brinda una explicación y las ganas de seguir viviendo.

Deja que este mas fuerte para que me toque a mi redactar mi propia historia en cuanto a nuestro padre en mi blog.

No quiero pederle el sentido a la vida y por eso les pido que por favor nos mantengamos mas unidos que nunca y que la muerte de nuestro padre no sea motivo para no seguir haciendo lo que hemos hecho siempre. “AMARNOS”

Los Amo a todos Mami, Polly, Lorely, Juan, Loreanna, Gilbeana, Verónica.

Si Dios me cumpliera un deseo, le pediría que me de la oportunidad de hablar con mi padre y decirle lo siguiente: Gracias por formarme como ser humano, gracias por enseñarme a rezar, gracias por dejarme sentir tu piel durante mi niñez, gracias por reprenderme cuando estaba en malos pasos, gracias por enseñarme a pescar, gracias por enseñarme a cazar, gracias por llevarme a tus aventuras, gracias por enseñarme a manejar, gracias por ponerme en la carrera indicada, gracias por ayudarme cada vez que te necesité, gracias por ser el mejor padre del mundo.

Te ame y te amo como a nadie he amado y te pido que me perdones por haberte dejado dormir sabiendo que pude hacer mas por ti, perdóname por haber sido cómplice de tu muerte y si he de pagarlo pues estoy dispuesto a asumirlo ya sea en vida o con mi propia muerte.

No se quien será mi verdugo pero quien lo sea espero se severo.

Nunca olvidare lo bello que fue abrir tu ojo después de tu muerte ya que toda mi vida junto a ti paso por mi mente en fracciones de segundos y ese es el último recuerdo profundo que tengo de ti.

La Vero dijo...

No me canso de leerlo Juan... Y no me canso porque ese "Mostro" tambien se llevó a mi padre hace dos años.
Implacable demonio que no esperó que sus hijos estuvieran con él... Sólo seis minutos separaron mi voz de la suya por la línea telefónica... sólo seis minutos de distancia entre un "Dios te bendiga hija, estoy bien" y la desgraciada y perra muerte.
Un abrazo Juanita... te quiero mucho...

Maguita dijo...

Juanaaaaaaaaaa.... las experiencias son aprendizajes y tu debes aprender de las cosas buenas de ese importante personaje, cuyos cuentos escuchabamos en las rruinas de la ilustre Universidad Cecilio Acosta... Desde este rincon de mi vida.. te envio besos y abrazos...

Magglys

Profana dijo...

Creo que la mejor opción en lo sucesivo será leerte en mi casa. Me has arrancado y robado lágrimas, de las que tengo muchas y que no me causa perjuicio regalar. Pero mira que sustraerlas de mi sistema en la oficina y dejarme en evidencia frente a todos los compañeros de la oficina, no se vale.

Tengo una historia muy parecida con mi papá, que me dejó físicamente hace casi ocho años, un 31 de marzo. También luchó incansablemente y sorteó batalla tras batalla, supongo que por continuo e inextinguible amor a su princesa y principito.

y mejor ya no escribo más, que me voy a poner peor.

Saludos y un sincero abrazo.
y un champucito de cariño para tu alma.

Karla Pravia Álvarez dijo...

Es dificil que haya una mejor descripción que la tuya. Y tal como dices era un hombre luchador, fuerte, con coraje y ganas de vivir. Bellisimo escrito, es muesta de la catarsis.

El Miguel ... dijo...

Que puedo decirte a veces siento que mi monstruo particular se da por vencido ante tantos golpes y recaidas ... se ha vuelto aspero, obtuso e impredecible lo que me ha llevado a contenerme y decirle lo mucho que lo amo aun con todos sus defectos, con todo lo bueno y lo malo como lo amo ... leer la lucha de tu papa me robo lagrimas y me da fuerzas pa ayudar a mi monstruo en su lucha asi el desista en alguno casos !!! de verdad mil gracias por regalarme y regalarle al planeta tus letras !

que dios y tu padre desde el cielo te bendigan a ti a la princesita Vero !

El Miguel
www.vivenciasdeunhumano.blogspot.com

Disidente dijo...

Lo leo y lo vuelvo a leer y apenas hoy te escribo y solo te escribo para decirte que no tengo palabras.Si soy un tonto,ni modos,ya se que es tarde...Un abrazo desde la sierra de Oaxaca.México.